Compra en Internet sin miedo mejorando tu seguridad online


A medida que la sociedad humana ha ido avanzando, el comercio se ha vuelto cada vez más complejo para los consumidores, que han pasado de simplemente intercambiar arroz por huevos por comprar un celular inteligente a plazos mediante una tarjeta de crédito. Evidentemente, esta complejidad ha llegado a medida que los avances tecnológicos han puesto a nuestro alcance cientos de nuevos productos, los cuales obligatoriamente tienen que llegar a los consumidores a través de intermediarios. Así, desde el antiguo trueque en un mercado agrícola hemos pasado a las compras en grandes almacenes y a las mucho más recientes compras online.
Sin embargo, esta modernidad no solo ha traído más complejidad, sino que también da herramientas a los consumidores para adquirir los productos a menor precio y en mejores condiciones, ya que si antiguamente solo existía un zapatero en un pueblo, actualmente podemos visitar las decenas de zapaterías de una gran ciudad o las innumerables zapaterías online que pueblan Internet. En este sentido, las compras online se han convertido en un inigualable aliado para cualquier consumidor, que realizando sus adquisiciones por Internet puede tener a su alcance casi cualquier cosa que desee, si tiene el dinero para pagarlo, ahorrando tiempo y dinero.
La ventaja de la eliminación de las distancias es rotunda en Internet. Si hace unos años hubiéramos querido comprar por ejemplo un kimono japonés, no hubiéramos tenido más remedio que o bien recurrir a una cara tienda de importaciones o realizar un costoso viaje a Japón. Hoy en día basta con buscar una tienda online japonesa en la red, comprar un kimono a buen precio y esperar que nos llegue a casa. Pero no sólo son útiles las compras online para adquirir objetos exóticos, también pueden ayudar mucho en compras más cercanas. Si por ejemplo queremos comprar un carro de segunda mano tenemos la opción de visitar todos los concesionarios de nuestra ciudad, con el consiguiente gasto de tiempo, o visitar páginas webs especializadas en la venta de autos seminuevos, donde podremos ver decenas de coches en el tiempo que dedicaríamos sólo en desplazarnos al primer concesionario físico.
Así que como se puede ver, las compras online traen consigo muchas ventajas, aunque esto no quiere decir que estén libres de todo tipo de peligros. Aunque Internet es un medio muy seguro, nunca está de más tener en cuenta una serie de consejos que nos ayudarán a que nuestras compras online tengan aún menos posibilidades de terminar mal.


* Recuerda que estás comprando con dinero real. Aunque las compras online pueden tener una parte lúdica, ya que nos permiten buscar cosas que siempre hemos querido o descubrir productos que ni sabíamos que existíamos, no debemos olvidar que una compra online tiene la misma validez que una normal. Debido a esto, antes de comprar algo deberíamos estar seguros de que podemos pagarlo sin problemas.
* No dejes de informarte de todos los detalles. En una tienda normal tendrás a un vendedor que responderá encantado a todas tus dudas, algo que desgraciadamente no encontrarás en las tiendas online. Así que para estar completamente seguro de lo que compramos, tanto de las características del producto como de las condiciones de venta, es obligatorio leer atentamente toda la letra pequeña para tener la máxima información posible.
* Si algo no está demasiado claro busca más información. Puede que tras estudiar a fondo una compra aún nos queden pendientes un par de dudas que nos hagan dudar sobre si comprar o no. En dichos casos, lo mejor es buscar información por la red, ya que los internautas suelen compartir mucha información, entre ella críticas y reseñas de tiendas online. En el caso de las webs de anuncios online, en las que encontramos vendedores particulares, puede ser muy útil buscar información sobre dichos vendedores para conocer su fiabilidad en base a ventas anteriores a otros usuarios.
* Mantén en secreto tu identidad virtual. A la hora de comprar debemos identificarnos, algo que es muy sencillo en las tiendas físicas porque basta con nuestra presencia, pero algo más complejo en el caso de las tiendas online. En Internet, nuestra identidad se determina por información, como puede ser un número de tarjeta de crédito o un perfil protegido mediante una contraseña. Esta información no debe ser compartida nunca, ni enviada por correo electrónico o mensajería instantánea, ya que cualquiera podría comprar en nuestro nombre. Tanto es así, que lo recomendable sería usar dicha información solo en nuestra computadora personal.
* Evita a los peligrosos piratas informáticos. Por último, debemos de tener en cuenta los propios peligros que han nacido dentro de la red, donde quizás el más peligroso sea el caso de los piratas informáticos. Estos criminales cibernéticos son capaces de robar información tanto de servidores de páginas webs como de computadoras personales. Afortunadamente es muy fácil evitar a los piratas informáticos, basta con introducir información sólo en webs seguras, cuya dirección comienza por “https://”, y no descargar o instalar software que nos parezca sospechoso.

Compártelo Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Translate »