Querido Fernando

Despedida al cantor de la esperanza

Dejar atrás, partir, volar y anidar en tierras lejanas, para construir y forjar un nuevo ciclo, nuevos espacios de creación, nuevos versos, nuevas melodías, nuevos cantos.

Si, el gran cantautor, el mejor que ha parido este país, el entrañable Fernando López, como ave migratoria que es, se va. Ya lo hacía regularmente cada año, ganando espacios y públicos en Europa para presentar su propuesta estética que era muy bien recibida, pero ahora es definitivo, en su búsqueda incansable necesita nuevos aires, necesita oxígeno renovador porque todos hemos de coincidir que nuestra querida patria, este bello y horrible país como dijo el poeta Otto René Castillo, un día nos acaricia y otro día nos mata.

Fernando López

Aunque el Maestro no es un ave que claudica, es un ave fuerte, es un ave valerosa que no se ha cansado de pelear mil luchas. El Maestro, cómo el mismo se define es:

“Aguila trazadora
rasga mundos
Ave que migra
de la brutalidad silente
Oveja negra
desafiante al sinsentido
Joven viento
de vieja montaña:
Alto tiempo de partir. “

La Partida — Fernando López ( 24/10/2018)

Pero hay momentos para cerrar ciclos y este es el momento oportuno para el Maestro para cerrar el ciclo de Guatemala, aunque sea uno de sus hijos más insignes que la ama de verdad.

Es bueno saber que se va cargado con la satisfacción de haber contribuido a tres grandes logros de justicia, en este país de la eterna impunidad, el juicio por genocidio, el juicio de las abuelas de Sepur zarco y el juicio de Marco Antonio Molina Theissen. El Maestro que ha sido un gladiador incansable de las causas que acá parecen imposibles, contribuyó a estos tres grandes triunfos que nos abrieron una luz, una ventanita de luz y esperanza en medio de tanta oscuridad.

No puedo negar que me invade la nostalgia, es imposible no sentirla porque Fernando López no sólo es un cantautor de la vida y la esperanza, que nos emociona y embelesa con su música y prodigiosa voz sino es un mejor ser humano. Con legítima razón su música es un canto perenne a la vida, porque él es un ser humano como pocos, su generosidad, su afabilidad, su sonrisa franca, su abrazo cálido, su plática amena, su honestidad, su identificación y lucha por las causas justas lo hacen un auténtico ser humano, un amigo, un hermano, de esos pocos que uno siempre quisiera tener cerca.

Realmente Fernando López es un ser humano como los que necesita el mundo, pero aunque se va, se queda, porque la sonoridad de su voz, sus versos y su canto se quedará acompañándonos, siempre nos acompañaran sus canciones. Aquí nos quedaremos como esa avecita mensajera soportando el temporal y vaya si no, pero siempre estará esa Rebelde Primavera que nos haga mantener la esperanza.

Siempre permanecerá porque estaremos arropados con su canto maravilloso, porque Fernando lo ha hecho justo como dijo el poeta, el paisano, Otto René Castillo:

“Darle paisaje al ciego,
sonatas a los sordos,
corazón al malvado,
esqueleto al viento,
coágulos al hemofílico
y una patada patronal
y un recuerdo que nos llora el pecho.”

Solo queremos ser humanos — Otto René Castillo

Si, Fernando lo ha cantado y nosotros lo hemos coreado hasta que se nos ha quedado grabado en el tuétano:

“¡Aquí no lloró nadie!
¡Aquí solo queremos ser humanos!
comer, reír, enamorarse, vivir,
vivir la vida y no morirla.”

Solo queremos ser humanos — Otto René Castillo

Y no la moriremos, la seguiremos viviendo a pesar de todo.

Fue una alegría inmensa que este canto hermoso y digno, este himno, lo pudiste compartir justo en el Teatro Otto René Castillo,  junto con al Gran Pablo Milanés y tu Padrino Luis Enrique Mejía Godoy en tu última presentación antes de la partida, era evidente la felicidad que tenías y todos los que estuvimos allí nos embriagamos de esa felicidad que fue el justo y apoteósico homenaje para despedirte de tu tierra.

Luis Enríque Mejía Godoy, Pablo Milanés y Fernando López

Agradezco tu amistad paisano de la Dulce Ciudad, esa dónde estuvimos juntos y no estuvimos.  Esa dónde algún día sueño y espero escucharte cantar.  Esa que me hace parafrasear a Cortázar y decirte: “Yo tuve un hermano, no nos vimos nunca pero no importaba… no nos vimos nunca
pero no importaba, mi hermano despierto mientras yo dormía, mi hermano mostrándome detrás de la noche su estrella elegida
.”

Teatro Municipal de Quetzaltenango

Quisiera escribirte mil cosas más, hay tantos pensamientos y sentimientos que se agolpan en mi cabeza, pero creo que es preciso decir adiós.  Adiós Querido Fernando, un adiós que muchos como yo esperamos que sea un ¡Hasta pronto!

Sos un ser humano de luz Fernando López, así que no dudo que en tu lugar de destino y los caminos que recorrerás seguirás siendo ese faro que hoy a nosotros se nos apaga pero que continuará iluminando el camino de muchos.

Con profundo respeto y admiración

Gustavo Pinillos

A vos, rebelde primavera

Todas las fotos fueron tomadas del Facebook de Fernando López.

Compártelo Share on Facebook
Facebook
25Tweet about this on Twitter
Twitter
Translate »